ELECCIÓN

¿Por qué elegir voluntariamente entre tensión y relajación?, porque no elegir, que es la opción mayoritaria, es una elección de tensión. Si no aflojo me estoy tensando, no actuar hacia la calma es actuar hacia el estrés, lo quiera o no.

Realmente solo debo intentar elegir si prefiero un estado sobre otro, de otro modo da igual. Si no me importa como será mi cuerpo dentro de 10, 15 o 20 años, sometido a la presión constante de una contractura inconsciente, no preciso intentar nada, en caso de que prefiera optar por un cuerpo futuro en que la energía circule con libertad, la respiración se produzca en toda su amplitud y me permita expresarme libremente y de forma creativa, entonces si que he de optar.

Tenemos un sistema neurológico capaz de aprender cualquiera de los idiomas conocidos con toda facilidad, que permite una adaptación al clima ártico y al calor tórrido de la sabana africana, y sin embargo no parece permitirnos ser conscientes del nivel de tensión muscular a que se ve sometido nuestro cuerpo, funcionamos como el hombre más primitivo, nuestras acciones y reacciones son las suyas, pulidas levemente por una patina de culturización edulcorada.

merelajo.com - Relajación