Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analíticas y mostrarle publicidad relacionada con sus hábitos de navegación. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.
pagina principal
Buscar en meRelajo.com o en internet
Relajación
Fragmentos de Relajación
EJERCICIOS de Relajación
ARTÍCULOS de Relajación
CURSOS Presenciales
Libros de Relajación
AMPLIAR
AMPLIAR


Estás en: inicio > artículos de Relajación > Relajación
VERSIóN IMPRIMIBLEimprimir / 12122 lecturas / Julio 2008

LA RELAJACIÓN Y EL EQUILIBRIO

LA ESTUPIDEZ PRINCIPAL ENEMIGO DEL SER HUMANO Y ENEMIGA DE LA RELAJACIÓN.

La estupidez es la mayor causante de estrés, se halla al comienzo, o es la espoleta que hace detonar casi todos los agentes estresores. Librarse del estrés nocivo equivale a librarse de la estupidez. La relajación no solo es una técnica para mejorar nuestra salud física, es un medio de lucha eficaz contra la bobería.

Comprendemos con dificultad que un cuerpo humano con predominio simpático o parasimpático no se parecen apenas en nada. Su fisiología es incomparable, sus reacciones también. Un cuerpo con predominio simpático gusta del ruido, la excitación y la pugna, no así al contrario. Es por ello que algunas personas gozan de situaciones, ruidosas, se deleitan con las reuniones de masas, se entusiasman con las bajas pasiones y otras experimentan lo anterior como un horror delirante, que no comparten con esos seres que no parecen pertenecer a la propia especie, la única explicación es que han sido abducidos.

 Con el paso del tiempo el surgir de cualquier atisbo de inteligencia se ve mermada por el contacto con la estupidez, la sandez y la sandez que nos lastiman,  sus cicatrices nos atontan, no hay defensa, la masa de majaderos es formidable, entre ellos se apoyan y se ascienden, aplastan cualquier huella que sobresalga en la planicie de la simpleza, donde viven instalados tan satisfechos los mentecatos, y estoy siendo positivo.

La relajación nos entrega una experiencia de armonía, este equilibrio procede de una estabilidad dinámica interna, a la que contribuye todo el organismo. Si el estrés es un generador de desorden, las técnicas de relajación vienen a invertir el proceso y a colaborar con un orden interno, a través de las diversas técnicas la relajación influye célula a célula, neurona a neurona, hasta que lo mejor de uno mismo se encuentra conectado, acoplado en el sentido de disponible, y hay algo en mí que ya no está tan conectado, los pensamientos negativos y sus secuelas pierden parte de su energía.

Por experiencia conocemos que hay días en que el cuerpo parece estar lleno de energía, y otros en que la vitalidad parece haberse evaporado, las conexiones se establecen casualmente y casualmente experimentamos el cuerpo, de ordinario no hay un control consciente sobre el tono muscular, el movimiento, los pensamientos y las emociones, de tal forma que ello exige un control inconsciente, sin sensación. Nada se integrará pues en esta experiencia inconsciente de la vida en la que todo sucede, ocurre, pasa, sin que nadie esté presente en el proceso mas que como un agente pasivo al que le llueven los sucesos.

Las posibilidades del ser humano son inmensas, podemos decir con seguridad que no sabemos cual es el nivel más alto que puede llegar a alcanzar, sin embargo cada cultura tiende a homogeneizar a las personas que viven en su entorno de forma que poco más o menos se toman similares con el paso del tiempo y la presión social, cada sociedad es un eco sistema con unas exigencias muy concretas y con una gran capacidad para imponer su mandato. Sin embargo en esa adaptación cada ser humano pierde parte de sí, pone barreras a su creatividad, libertad y energías, y acaba siendo menos, mucho menos de lo que su potencialidad permitía, es como si la semilla de un roble produjera un trébol, un trébol enano.

La relajación es una técnica que nos ayudará ha hacer crecer lo mejor de nosotros hasta donde nuestra naturaleza nos guíe, liberándonos de obstáculos artificiales.