Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analíticas y mostrarle publicidad relacionada con sus hábitos de navegación. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.
pagina principal
Buscar en meRelajo.com o en internet
Relajación
Fragmentos de Relajación
EJERCICIOS de Relajación
ARTÍCULOS de Relajación
CURSOS Presenciales
Libros de Relajación
AMPLIAR
AMPLIAR


Estás en: inicio > artículos de Relajación > Relajación
VERSIóN IMPRIMIBLEimprimir / 11974 lecturas / Julio 2008

LA RELAJACIÓN FUENTE DE ENERGÍA

Por medio de las técnicas de relajación constatamos que no solo es importante tener energía, la calidad de la misma e incluso su economía son muy importantes para nuestras vidas, nuestra ecología interna también precisa de cuidados para no generar desechos innecesarios.

Una  parte de nuestra energía procede de los alimentos que ingerimos, el agua y el aire son imprescindibles en este proceso de transformación energética, consumimos más kilos de aire al día que de pan o de carne.  Somos muy dependientes del mundo exterior, ya que continuamente debemos pedir energía prestada al mundo exterior, el problema radica en que en muchas ocasiones obtenemos energía de baja calidad, alimentos de propiedades inadecuadas, agua impura, excesiva carne, bollería industrial, aire contaminado, obtenemos energía pero ni es de la calidad que realmente precisamos ni es consciente.

Hay una transformación del mundo de la función al de la energía, esto requiere un generador que transforme el movimiento de las aspas de un molino en energía eléctrica, transformación ascendente. Y hay una transformación del mundo de la energía al de la función, requiere un motor, la energía se degrada y produce resultados externos.

Trabajar con nuestras energías implica tener nuestros generadores y motores bajo control, comer, respirar y tener impresiones ya no dependerá solo de nuestra actividad funcional automática; y ello no puede suceder mecánicamente, es aquí donde entra de lleno la relajación, es un modo entre otros de volvernos conscientes, de sentir como nuestra respiración en calma produce otra calidad de energía, otro estado interior en que la salud llega a ser posible.

Hay quien pretende observar las energías, sin embargo lo observable es la función que produce cada energía. Para que fuera aparentemente observable se adoptó el acuerdo de considerar a la energía en función de la cantidad de trabajo que puede realizar, esto es funcional, sin embargo las energías como tales siguen sin ser observadas. Pero podemos observar cuando por medio de la relajación me detengo conscientemente y observo ¿Qué es lo que sucede?, es un proceso de investigación personal, si lo que obtengo me ayuda continuo, en caso contrario me detengo.

Podemos observar los cuerpos: eso es una mesa, eso un ladrillo,.. eso es
calor ... nos referimos a la experiencia sensorial de algo caliente, hay luz, nos referimos al reflejo en los objetos, en el espacio también hay luz y no se ve. ¿Quién ha visto o tocado la energía de gravitación? .

Hay sin embargo una interacción constante entre el mundo de los cuerpos y las energías, todo lo que ocurre sucede en ambos mundos a la vez. No hay barreras entre ambos mundos como no las hay entre la tierra y el mar, aunque existe la orilla, ambas se tocan, algo sucede constantemente entre ambos. La lluvia que se origina en el mar da vida a la tierra igual que el mundo de la energía hace posible todas las acciones de los cuerpos, igual que el mar se alimenta de los nutrientes de la tierra, los cuerpos proporcionan los aparatos en que las energías son transformadas. Las energías no tienen lugar alguno y si han de interaccionar deben estar contenidas en un cuerpo.

La relajación no pretende más que permitirnos observar que hay una inmensidad infinita que podemos contemplar y admirar, no poseemos nuestro cuerpo, somos nuestro cuerpo, no poseemos la mente somos nuestra mente, no poseemos emociones somos emociones, la relajación puede llegar ha hacer que nos aproximemos a un estado de conciencia energía que apreciemos lo suficiente como para intentar establecer contacto con nuestra calma más a menudo