Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analíticas y mostrarle publicidad relacionada con sus hábitos de navegación. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.
pagina principal
Buscar en meRelajo.com o en internet
Relajación
Fragmentos de Relajación
EJERCICIOS de Relajación
ARTÍCULOS de Relajación
CURSOS Presenciales
Libros de Relajación
AMPLIAR
AMPLIAR


Estás en: inicio > artículos de Relajación > Relajación
VERSIóN IMPRIMIBLEimprimir / 19238 lecturas / Agosto 2008

RELAJACIÓN DINÁMICA.II

La Relajación Dinámica integra sensación, comprensión intelectual y experiencia corporal de un equilibrio que se obtiene y mantiene sin esfuerzo, un equilibrio dinámico que se deshace y retorna, al que no aferrarse porque regresa cuando mi atención se vuelve más consciente.

El cuerpo no parece encontrar un canal de comunicación con el intelecto, sin embargo esta presto en realidad a mostrarse en cuanto le damos una mínima posibilidad de expresión, pero el cuerpo no se expresa de forma verbal, lo hace mucho mejor.  Pero hemos de aprender a tratarlo bien, hemos de aprender a escucharlo. La relajación es el instrumento que nos permitirá escuchar y sentir nuestro cuerpo de forma efectiva.

No poseemos un cuerpo, no es una propiedad a rentabilizar, usar, dar en usufructo o alquilar, somos un cuerpo, y cualquier posibilidad deriva de él, la educación actual se centra en el intelecto desplazando el centro de gravedad de la experiencia hacia lo abstracto, el problema radica en que el intelecto es una creación reciente de la evolución y no es lo bastante poderoso para entregar una experiencia vital lo bastante rica para que la totalidad que somos, aún ahora solo podemos disfrutar con experiencias concretas, la abstracción tiene sus posibilidades pero no alcanzan al organismo que somos con la intensidad del mundo real, demos gracias de que así sea. De otra forma dejaríamos de ser humanos. La relajación dinámica permite una apertura de nuestros centros y un modo de experiencia sin aferrarnos a los hábitos establecidos.

Siempre tenemos un amigo a mano, fiel en todo momento, nos ha llevado hasta aquí desde el momento del nacimiento, realiza cada día tareas heroicas sin que lo percibamos, nos protege de forma instintiva a una velocidad y con una generosidad que escapan a nuestro intelecto, y nos proporciona todas las posibilidades de disfrutar por unos años de la experiencia de que la vida nos sostenga en sus manos. Aprovechar esta posibilidad, o no hacerlo es una decisión que está a nuestro alcance. Tengo la sensación de que no puedo vivir sin este cuerpo, con el paso del tiempo he podido comprobar que la tensión corporal: la tensión muscular, las pautas distónicas resultado de tensiones excesivas son un medio de alejarnos de la experiencia corporal, y cuanto más me alejo del organismo vivo que soy mas me alejo de la vida real.

No hay nada de todo lo que hacemos en que no dependamos completamente del cuerpo, cualquier acción en la vida es movimiento, no deja de ser sorprendente el que a lo más importante en la acción vital se le proporcione tan poca importancia, y que aún cuando se hace tenga un carácter de (citius, altius, fortius), más alto, más fuerte, más lejos, en suma de más y más, más es mejor, esa es la consigna y el origen de muchas tensiones. A nadie parece importarle en realidad el movimiento del cuerpo, y digo el movimiento como algo que forma parte la vida tan claramente como el latido del corazón o la respiración, pero aún más allá, el movimiento se encuentra presente siempre si queremos  introducir el concepto de atención o conciencia en un trabajo corporal, que para la  Relajación Dinámica es la clave de todo el trabajo a emprender.