Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar labores analíticas y mostrarle publicidad relacionada con sus hábitos de navegación. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.
pagina principal
Buscar en meRelajo.com o en internet
Relajación
Fragmentos de Relajación
EJERCICIOS de Relajación
ARTÍCULOS de Relajación
CURSOS Presenciales
Libros de Relajación
AMPLIAR
AMPLIAR


Estás en: inicio > artículos de Relajación > Fragmentos de relajación
VERSIóN IMPRIMIBLEimprimir / 5880 lecturas / Julio 2008

Mentira y miedo

No se sabe que fué primero si la mentira o el miedo, al mentir la voz cambia, al engañar la presión sanguínea y la conductividad electrica de la piel se alteran, por eso es posible utilizar equipos como el polígrafo que identifiquen si alguien es sincero en sus declaraciones.

Las alteraciones que causa la falsedad penetran por todo el organismo, facilitando el camino del próximo engaño y alterando la fisiología, llegando ha hacer de lo falso lo correcto, y de la verdad una molestia innecesaria, es así como la estupidez progresa y la inteligencia decae. Llegado el momento no hay ningun punto de referencia que confiera una orientación hacia donde encaminar los pasos, no hay Norte, no hay Sur, todo parece quedar enmascarado bajo la sutil neblina de la apariencia, aparentar se revela más util que ser, una buena fachada antes que unos sólidos cimientos, hasta que llega un temblor y la la personalidad no aguanta.

Un miedo invulnerable se instala en los cuerpos que viven la mentira, que hacen de ella su estandarte, aún sin percibirlo la mentira progresa y se instala, crece y destruye la verdad. Y se muestra un miedo inaudito a todo, a perder la salud, a perder la seguridad económica, a sufrir más, a perder la propia pareja, el respeto ajeno.

La relajación es una orientación verdadera, mi verdadero ser necesita de un espacio de calma, de unas raices que me sustenten sobre suelo auténtico, la personalidad me enraiza en un cultivo hidropónico, vivo, pero sostenido en el aire por una arquitectura esteril, con las raices al aire, alimentadas por una química innoble.

La relajación es el retorno al origen, vuelvo al cuerpo, a sus sensaciones verdaderas, mi ser desea calma, yo se la entrego y alimento algo en mí que crece desde la paz interior, y le doy tiempo para hacerlo. Es urgente, sin embargo no hay prisa, es una urgencia que requiere paciencia. La relajación me entrega la experiencia de calma y la suficienciente paciencia para disfrutar del presente.